El programa de ciencia ciudadana ‘SoilSkin: La piel viva del suelo’ tiene como objetivo divulgar la importancia de estas comunidades, y busca que los ciudadanos ayuden a los científicos a explorar dónde crecen y qué amenazas de conservación enfrentan.